El coronavirus, mucho más que una neumonía.

 

"Hay casos de pacientes agitados, desorientados y violentos"

Mucho se habla del coronavirus, pero poco se sabe aún de él. Lo que es evidente para la comunidad científica es que no se trata de una neumonía común y que esta afectación pulmonar no es lo único que provoca. El coronavirus ataca principalmente a los pulmones, sí, pero no son los únicos órganos afectados.
Para entender el funcionamiento del virus, se pueden diferenciar dos fases. Una primera, en la que ataca directamente a los pulmones, dando lugar, en muchos casos, a una neumonía, y una segunda que consiste en una respuesta exagerada de nuestro sistema inmune a esa invasión. Esa hiperrespuesta del organismo (la famosa tormenta de citoquinas) es la que parece que provoca complicaciones en otras partes del cuerpo. "Esa segunda parte es la que desgraciadamente mata a más gente, es la que produce más daño", detalla por su parte el cardiólogo Gonzalo Alonso Salinas, del Ramón y Cajal. "¿Es una neumonía? Sí, pero es mucho más".


Cabeza

Los neurólogos, por ejemplo, están viendo distintos tipos de patologías. Las más leves, la pérdida total y absoluta del gusto y del olfato. Las más graves, infartos cerebrales e ictus. Las más raras, las encefalopatías. "Se dan en algunos pacientes graves, los que han estado en UVI, y no en todos", cuenta el neurólogo Sebastián García Madrona, del Ramón y Cajal. "Cuando se les extuba, vemos un importante cuadro de desorientación, agitación, negativismo. Hay pacientes que tienen una alta tendencia a no dejarse hacer las pruebas diagnósticas, a tratar mal a las enfermeras", sostiene. "La agitación muchas veces termina en agresividad, incluso llegan a insultar. Se ponen bastante violentos". 
Este cuadro, según Madrona, difiere de las encefalopatías que suelen sufrir los pacientes de UCI que no tienen Covid. "No es el cuadro clásico del síndrome confusional hospitalario (desorientación, extremada somnolencia) que vemos sobre todo en pacientes mayores. Este se da sobre todo en pacientes entre 50 y 60 años, casi siempre varones y que han estado intubados un tiempo. Básicamente son los enfermos que han estado más graves del Covid. Es un cuadro diferente". Tanto es así, que Francia e Italia ya han publicado estudios sobre esto, tal y como destaca su compañera, Alicia de Felipe Mimbrero, quien asegura que todavía no saben la causa afiliada a esta patología, aunque barajan varias hipótesis.
"La falta de oxígeno durante las dos o tres semanas de la intubación puede ser una de las causas, pero estamos planteando otras opciones, como que pueda ser por la afectación de los fármacos, ya que algunos se están utilizando de una manera cuasiexperimental en Covid". Los médicos, sin embargo, creen que la inflamación generalizada que provoca la propia enfermedad puede estar detrás de esto. "Estamos haciendo estudios, viendo cómo esta inflamación puede afectar a los pacientes y también estamos valorando la posibilidad de que sea el propio coronavirus el que esté afectando de manera directa el cerebro. Pero llevamos muy poco combatiendo el virus, estamos en una fase muy preliminar y sin autopsias vamos a ciegas"
Ambos neurólogos coinciden en una cosa: los pacientes que desarrollan estas encefalopatías no suelen tener "antecedentes psiquiátricos ni de deterioro cognitivo". "Debido a esta agitación necesitan muchos antipsicóticos, los fármacos que se utilizan para controlar estos trastornos. Son necesarios porque, si no, muchas veces son imparables".

Corazón

Un alto porcentaje de pacientes con Covid que ingresan en los hospitales, además, suele desarrollar coágulos o incluso trombos. El sistema cardiovascular se ve seriamente dañado. "La afectación del coronavirus a nivel vascular es sobre todo del endotelio, la capa más interna de las arterias. Se daña cuando hay una inflamación muy importante, como pasa con el coronavirus. Se pueden producir trombos, pero también hemorragias, y es muy difícil de manejar", explica el doctor Alonso Salinas. De ahí que a  muchos pacientes con Covid se les administren anticoagulantes como la heparina.
Esos trombos se encuentran principalmente en las arterias pulmonares (el cuadro de mayor gravedad), pero los médicos también están viendo un aumento de las "trombosis venosas profundas", es decir, de los sistemas venosos de las piernas. "Aumentan por la infección con coronavirus. También hay fenómenos embólicos distales, como en la piel, pero por suerte no son graves".
Además de trombos y hemorragias, el doctor Salinas enumera otros dos tipos de patologías. Hay pacientes, sobre todo varones de edad avanzada, que desarrollan "daño miocárdico en el contexto de la enfermedad". Es decir, que las troponinas, unas enzimas que están en el miocardio (el músculo del corazón), presentan valores elevados, un claro indicativo de que el corazón sufre. "Estos pacientes tienen peor pronóstico, está demostrado, y lo vemos de manera bastante frecuente".  
En el lado opuesto estarían los pacientes que desarrollan miocarditis, la inflamación del músculo cardiaco, lo que provoca "un deterioro de la función bomba del corazón". "Es mucho más raro y es bastante grave. Se da en gente más joven porque las miocarditis, no solo por el coronavirus, se dan en gente de menor edad. Es complicado de explicar porque ni siquiera nosotros sabemos por qué se están produciéndose unas cosas y otras no. No conocemos el síndrome de la Covid-19. Es necesaria una investigación".

Piel

Los dermatólogos también juegan un papel fundamental estos días, pues son muchos los pacientes con Covid que presentan distintos fenómenos en la dermis. "No nos sorprende que pase porque se trata de una enfermedad viral y muchos virus tienen manifestaciones en la piel", afirma la doctora Viviana Pérez García, que enumera distintos tipos. Por un lado, las que aparecen al principio de la infección, como los exantemas virales (sarpullido). "Pueden manifestarse con manchas rojizas o urticaria", continúa. "También hemos visto, sobre todo en pacientes ingresados o que venían al hospital, bastantes casos de lesiones alrededor de la zona de la ingle o las axilas, que a veces son un poco violáceas". 
Por otro, manifestaciones tardías, en pacientes que ya han pasado la enfermedad o que incluso han dado negativo en la PCR. "Les aparece después de haber pasado toda la fase aguda de la infección. Les pueden aparecer también lesiones en la piel en forma de exantemas, pápulas, placas que también pueden ser muy pruriginosas".
Aún así, de lo que más se ha hablado es de esos sabañones que parecen desarrollarse en niños y población joven en la zona de los dedos de las manos y de los pies. "Se ha visto mucho en niños y jóvenes adolescentes asintomáticos, y en muchos casos no constaban que hubiesen tenido Covid. Algunos de ellos después sí que desarrollaban sintomatología, otros no. Son lesiones muy benignas, transitorias, incluso también hemos visto algún caso que simplemente con calentar la zona, aplicar calor local, prácticamente desaparecía". La doctora recalca lo siguiente: ninguna de estas manifesetaciones cutáneas son sinónimo de mal pronóstico. "Se suelen recuperar con facilidad y rápidamente".
CARLOTA CHIARRONI - 20Minutos

Evitar la transmisión aérea del coronavirus

Las recomendaciones de los expertos para evitar la transmisión aérea del coronavirus en el hogar


La profesora Lidia Morawska y el profesor Junji Cao de la Academia China de Ciencias han pedido, en un artículo publicado esta semana en la revista Environment International, que los organismos de salud inicien la investigación sobre la transmisión aérea de Covid-19 en el momento en que está ocurriendo.
"Ahora es el momento ideal para llevar a cabo investigaciones sobre cómo los virus pueden viajar por el flujo aéreo, porque hay muchas similitudes entre el coronavirus que causó el SARS y el coronavirus y, por lo tanto, es muy probable que el Covid-19 se propague por el aire", han reclamado.
Morawska ha señalado que las autoridades deben adoptar precauciones de salud pública para reducir la transmisión por el aire, como una mayor ventilación de los espacios interiores; uso de la ventilación natural; evitar la recirculación del aire; evitando permanecer en el flujo de aire directo de otra persona; minimizando el número de personas que comparten el mismo ambiente; proporcionando una ventilación adecuada en residencias de ancianos, hospitales, tiendas, oficinas, escuelas, restaurantes y cruceros.
La experta dice que el contenido líquido de las gotitas de virus comenzó a evaporarse inmediatamente después de ser exhaladas y algunas se hicieron tan pequeñas que podían viajar en las corrientes de aire, en lugar de caer al suelo como lo hacen las gotitas más grandes. "Esas pequeñas gotas pueden transportar su contenido viral a metros, incluso a decenas de metros, de distancia de la persona infectada", advierte.
La experta apunta que es difícil detectar directamente los virus que viajaban por el aire porque se necesitaba conocer la corriente de aire de una persona infectada y un largo período de muestreo para recoger suficientes copias de los virus. "La investigación sobre la transmisión por aire debería realizarse ahora y su probabilidad como medio de propagación debería tomarse en serio, tomando las debidas precauciones ahora. Ya hemos perdido un tiempo valioso al ignorar este método de propagación y deberíamos actuar bajo la presunción de que el Covid-19 se está propagando en el aire", concluyen.
EUROPA PRESS.

¿Qué pasa si alguien tose en el supermercado?



Este vídeo muestra cómo se propagaría el coronavirus

La principal vía de transmisión de este nuevo virus es a través de gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala. En este sentido, ¿cómo se puede propagar si una persona tose en un supermercado, al ser un espacio interior?

Las partículas de aerosol permanecen varios minutos

Un total de 30 investigadores especializados en dinámica de fluidos, física de aerosoles, redes sociales, ventilación, virología e ingeniería biomédica han estudiado cómo se transporta en el aíre las partículas de aerosol extremadamente diminutas que se emiten al toser, estornudar y hablar
Los investigadores, procedentes de la Universidad de Aalto (Finlandia), el Instituto Meteorológico de Finlandia, el Centro de Investigación Técnica VTT  y la Universidad de Helsinki, han modelado en 3D un escenario en el que una persona tose en un pasillo de un supermercado teniendo en cuenta la ventilación al ser un espacio interior. 
Uno de los resultados principales es que la nube de aerosol provocada al toser se extiende y se queda en el lugar durante, al menos, varios minutos. 
"Alguien infectado por el coronavirus puede toser y alejarse, pero luego deja partículas de aerosol extremadamente pequeñas que llevan el coronavirus. Estas partículas podrían terminar en el tracto respiratorio de otras personas cercanas'', argumenta el profesor asistente de la Universidad de Aalto, Ville Vuorinen

La Importancia de seguir las recomendaciones sanitarias

Los expertos han modelado el movimiento que hace el virus en el aire y como se transporta de partículas de aerosol de menos de 20 micrómetros. "Para una tos seca, síntoma del coronavirus actual, el tamaño de partícula es inferior a 15 micrómetros". 
En este caso, hallaron que las partículas extremadamente pequeñas no se hunden en el piso, "sino que se mueven a lo largo de las corrientes del aire o permanecen flotando en el mismo lugar". 
Por esta razón es esencial seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias y realizar la compra si te encuentras bien y manteniendo una distancia de seguridad física con todas las personas presentes. Además de extremar la higiene de manos, evitar tocarte la cara o los ojos y toser en la manga o en un pañuelo.

Tipos de mascarillas.


El coronavirus circula en el aire más de lo que se creía y la OMS podría revisar la recomendación sobre mascarillas



Los estudios de las últimas semanas parecen confirmar que la difusión del coronavirus en el aire perdura más de lo que se creía al principio. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) podría reexaminar sus recomendaciones sobre el uso de las mascarillas para protegerse del contagio del coronavirus, a la luz de los resultados de un nuevo estudio del Massachusetts Institute of Tecnology. El experimento del MIT ha observado que el virus viaja tanto en las gotitas de saliva expulsadas al hablar como en el aerosol, y que puede llegar hasta 7-8 metros con un fuerte estornudo. La diferencia entre las gotitas de saliva y aerosol puede parecer académica: está en las dimensiones de las esferas de saliva que transportan el virus. Pero tienen grandes implicaciones para la difusión: Las goitas de saliva viajan 1-2 metros desde la persona que las emite y caen a tierra. El aerosol permanece suspendido en el aire y puede alcanzar distancias mayores. Esto quiere decir que en habitaciones cerradas con gente y ascensores podría acumularse el virus, si personas infectadas permanecen algún tiempo. El virólogo David Heymann, presidente de un grupo de consultores de la OMS, ha manifestado a la BBC: «Estamos estudiando las nuevas evidencias científicas y estamos dispuestos a cambiar las recomendaciones, si es necesario».
Una investigación del New England Journal of Medicine del 17 de marzo demostró que el virus puede resistir en aerosol hasta tres horas, aunque su cantidad se reduce a la mitad en una hora.

La transmisión vía aerosol

«Con los conocimientos que ahora tenemos –ha reconocido el epidemiólogo italiano Paolo D’ Ancona, del Instituto Superior de Sanidad- sabemos que el coronavirus se transmite sobre todo a través de las gotitas de saliva en el aire. En los hospitales con muchos pacientes sometidos a ventilación mecánica podría dispersarse también con aerosol». Cabe reseñar que los médicos fallecidos en Italia son 71.
Ante la repercusión que está teniendo el último experimento del MIT, también se ha visto obligado a intervenir hoy el presidente del instituto Superior de Sanidad, Silvio Brusaferro: «No tenemos evidencias para decir que el virus circula en el aire. Los datos que tenemos a nivel epidemiológico nos dicen que las principales vías de transmisión son por las gotitas de saliva en el aire y por contacto». Brusaffero ha precisado que la transmisión por vía aerosol (suspensión de partículas en el aire) es una hipótesis planteada y demostrada solo «en contextos particulares, especialmente en el ámbito sanitario».


David Heymann, exdirector de la OMS, que en el 2003 coordinó la respuesta de esta organización a la Sars, ha manifestado también a la BBC que, si los datos del MIT se confirman, «es posible que llevar la mascarilla sea tan eficaz o más que mantener la distancia de seguridad de las personas».