Peligro de tsunami en el Mediterráneo.....

La pasada semana un terremoto de 5,1 en la escala de Richter sacudió las costas argelinas del Mediterráneo a 200 kilómetros de Argel, causando 9 heridos y encendiendo las alertas por posible maremoto en costas africanas. Los maremotos en las costas mediterráneas no son un fenómeno extraño, aunque no es algo frecuente.


Cientos de ciudades podrían verse afectadas por un maremoto en el Mediterráneo



Nueve personas resultaron heridas debido a un terremoto de grado 5,1 en la escala Richter, en la provincia de Beyaia, en la región de la Cabilia, situada a unos 200 kilómetros al este de Argel, informó la agencia oficial argelina APS.
La agencia, que cita a fuentes de Protección Civil, agregó que las víctimas tienen heridas leves, en su mayoría causadas por el desplome parcial de sus casas. Según el Centro Argelino de Investigación Astronómica (CRAAG), el seísmo tuvo lugar a las 0.15 hora local (23.15 GMT).
El epicentro fue registrado en aguas del mar Mediterráneo, a nueve kilómetros de la costa de la ciudad de Beyaia, capital de la provincia del mismo nombre. Según la APS, los habitantes entraron en pánico debido a la intensidad del temblor y mucha gente abandonó sus casas y se concentró en las calles y en zonas abiertas, por temor a una réplica mayor. Sin embargo, las dos réplicas que siguieron al primer sismo, fueron de intensidad menor y no causaron más heridos.
El terremoto en el Mediterráneo causó alarma sobre la costa africana, aunque también representa un claro peligro para toda la costa europea
El Mediterráneo puede parecer un mar tranquilo y sin maremotos; pero nada más lejos de la realidad. Según un informe de la Comisión Oceanográfica Internacional (COI) de las Naciones Unidas, el 14 % de los 1.100 maremotos que se han documentado en el mundo entre el año 1650 antes de Cristo y el pasado 2011 han tenido lugar en el viejo “Mare Nostrum”.
Gracias a historiadores antiguos se dispone de documentación del primer tsunami, el 21 de julio del año 365 un tsunami devastó la ciudad egipcia de Alejandría, cuyos habitantes quedaron marcados por la catástrofe durante siglos. Este tsunami fue tan fuerte y devastador que ahogó a miles de personas y destruyó ciudades desde el delta del Nilo en Egipto hasta Croacia, en la costa del Mar Adriático. Un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) afirma ahora haber descubierto el lugar desde el que partió aquella ola gigante y sugiere además que un fenómeno similar podría volver a suceder, incluso antes de lo previsto.
El 21 de mayo del 2003,  una ola de casi dos metros de altura se abatió sobre las costas de las Baleares y hundió más de 70 barcos. El 31 de diciembre del 2002, una gran ola de 10 metros se abalanzo sobre la isla de Stromboli, al norte de Sicilia, destruyendo la primera línea de playa.
El tsunami de Sumatra del 2004 y el de japón del 2011 ha hecho preguntarse a los científicos si podría suceder algo parecido en el Mediterráneo. Por eso han comenzado proyectos de investigación para estudiar la probabilidad de que eso ocurra, mientras que la Unesco está promoviendo un sistema de alerta porque, debido a las reducidas dimensiones del Mediterráneo, la rapidez es el factor clave para reaccionar ante una ola anómala
Los seísmos submarinos son la principal causa de los maremotos. “En el Mediterráneo hay diversas zonas en las que potencialmente podrían ocurrir: Creta y el Peloponeso, el arco helénico al sur de Rodas, el estrecho de Mesina y la zona frente a la costa de Túnez y Argelia”. Un deslizamiento de las placas similar al que causó el tsunami en el año 365 sólo debería producirse, en principio, cada 5.000 años. Sin embargo, es posible que otros segmentos de la falla se desplacen de un modo similar. En ese caso, un terremoto con la misma capacidad destructiva podría reproducirse cada ocho siglos. “La incógnita está en si la falla que se desplazó es única o es una de muchas que podrían deslizarse en el futuro”
En el mar Mediterráneo, según las estimaciones de los expertos, se produce un tsunami de gran magnitud aproximadamente cada 100 años. En 1908, tras un terremoto bajo el estrecho de Messina, una ola gigante causó la muerte de cientos de personas en Sicilia y Calabria. En los años 50, un tsunami devastó la isla griega de Amorgos.
En el caso de España, un tsunami puede ser provocado por un sismo con una magnitud superior a 6.5 grados en la escala de Richter en las fallas marinas de la zona atlántica, las Azores, Gibraltar, Norte de Argelia o en el Mar de Alborán. Si un desastre como el de 1755 con olas de entre seis y diez metros vuelve a ocurrir, los efectos serían devastadores. España es el país de Europa más expuesto y vulnerable a ‘tsunamis’, la causa del elevado riesgo es la alta ocupación de las zonas costeras.

http://www.urgente24.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario